NO SÓLO PARA EL FRÍO

Bacalao con garbanzos, un plato de cuchara nutritivo y sano

Bacalao salado para un plato riquísimo. (Foto: photosforyou/Pixabay)
Bacalao salado para un plato riquísimo. (Foto: photosforyou/Pixabay)
El secreto está en desalar el bacalao como es debido, cambiándole el agua con frecuencia. Lo demás es sencillo y el plato queda espectacular y sin grandes gastos.
- 125 g de bacalao salado
- 1 cebolla mediana
- 1 pimiento verde de los alargados
- 1 zanahoria
- 1 o 2 dientes de ajo
- un chorro de aceite de oliva 
- 1 tarro de garbanzos precocidos de unos 300 gramos
- 4 cucharadas de tomate frito
- 1/4 litro de caldo de pescado (puede ser de tetrabrik)
- sal al gusto, mejor poca por lo del bacalao
- perejil fresco picado para decorar

La preparación 

Desalar el bacalao en una fuente con agua fría colocando la piel hacia arriba durante 48 h en el frigorífico. Hay que cambiar el agua cada 6 a 8 horas.

Cortar la cebolla y el pimiento verde en dados y la zanahoria en rodajas. Echar un chorro de aceite de oliva en una olla y rehogar las verduras y el ajo en lonchas. 

Echar los garbanzos en un colador, lavar un rato bajo el grifo de agua fría, escurrir y echar en la olla junto a la salsa de tomate. Cubrir con el caldo de pescado. Sazonar y cocer durante 10 minutos.

Cortar el bacalao en tiras y añadir a la olla. Remover todo y cocer durante otros cinco minutor. 

Echar en una sopera y espolvorear con perejil fresco cortado con tijeras de cocina. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS