Receta clásica de solomillo Wellington

Receta clásica de solomillo Wellington. (Foto: Pixabay)
Receta clásica de solomillo Wellington. (Foto: Pixabay)
En estas Navidades, no podrás perderte la oportunidad de degustar en tu hogar, en compañía de familiares y amigos, este exquisito plato de la cocina anglosajona.
Aquí te describiremos paso a paso todo lo que tienes que hacer para elaborar el solomillo Wellington clásico. Por lo tanto, te hablaremos de los ingredientes que componen este plato y los detalles de su preparación.
Aunque no está comprobado fehacientemente, se cree que este plato fue el preferido del Duque de Wellington, Arthur Wellesley, famoso a partir de su destacada participación en la batalla de Waterloo. Por esta razón, se cree que este plato adopta su nombre en honor al Duque de Wellington.

El solomillo Wellington, también conocido como solomillo de hojaldre, es definitivamente una delicia que no podrá faltar en tu mesa, cuando la ocasión lo merezca. Al contrario de lo que puedas imaginarte, es un plato relativamente fácil de elaborar.

Ingredientes

El ingrediente principal es un trozo bien cortado de solomillo de buey o ternera, de aproximadamente un kilogramo, que debe tener un espesor entre 5 y 8 centímetros. De esta forma, asegurarás que tenga la presentación clásica característica de este plato.
Por otra parte, necesitarás 300 gramos de champiñones, 300 gramos de cebollas blancas, 50 gramos de ajo y 250 mililitros de vino blanco. Además, se usa 250 gramos de mostaza, 250 mililitros de aceite, 4 huevos, 500 gramos de jamón, hojaldre, sal y pimienta. Por otra parte, deberás tener papel film para dar forma al solomillo.

Preparación

Se tritura en una picadora los champiñones, la cebolla y el ajo. Luego, la pasta triturada se sofríe en una sartén con aceite y se le agrega sal, vino blanco y pimienta. Después de 15 minutos, ya la pasta estará lista para usarse.

El trozo de solomillo se sofríe en una sartén con aceite durante un breve tiempo, dándole vueltas hasta que quede dorado uniformemente. Posteriormente, se le añade sal y se barniza con mostaza toda la superficie del solomillo.

Se extiende en una superficie plana el papel film y colocar sobre el mismo una capa de jamón. Luego, se cubre la capa de jamón con la pasta que preparaste anteriormente. A continuación, se coloca el solomillo en el centro y lo cubres completamente con la capa de jamón y pasta, junto con el papel film. Posteriormente, se debe dejar enfriar en la nevera el solomillo empaquetado, por unos 20 minutos.

Enfriar el solomillo ayuda a darle consistencia al mismo. De esta manera, conservará su forma cuando toque desenvolverlo del papel film, en la última parte del proceso de elaboración.

A continuación, se extiende el hojaldre y se barniza su superficie con huevos batidos. Luego, sacas el solomillo de la nevera y, quitándole el papel film, lo colocas en un extremo del hojaldre y lo envuelves completamente. Ya envuelto en el hojaldre, se barniza con huevos batidos la superficie del solomillo.

Finalmente, se hornea el solomillo a una temperatura de 200 grados centígrados, por un periodo de tiempo de media hora. Y listo, ya tendrás un plato exquisito para la Navidad.
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS