LOS TRUCOS

La receta de pollo asado de Jordi Cruz que triunfa en Instagram

La receta de pollo asado de Jordi Cruz. (Foto: Instagram)
La receta de pollo asado de Jordi Cruz. (Foto: Instagram)
Aunque hay muchas recetas fáciles y atractivas que el chef de MasterChef ha compartido, su receta de pollo asado es uno de sus platos estrella.
Uno de los cocineros más prestigiosos de nuestro país también es uno de los personajes más seguidos en redes sociales. Este es Jordi Cruz. En su Instagram, hace directos con trucos y recetas originales o del día a día que no te debes perder si eres fan de su cocina. 

Uno de sus recetas más seguida es la del pollo asado. En su directo ofreció unos cuantos consejos muy útiles, al mismo tiempo que regaló una receta de acompañamiento original y riquísima. 

En este caso, Jordi Cruz aconsejó que el pollo asado pese entre 1,2 kg y 1,4 kg, para que la proporción entre el tamaño y el tiempo de cocción sea perfecta y no nos quede un pollo seco. En cuanto al tipo de pollo, es preferible uno amarillo, que haya sido alimentado a base de maíz. 

Uno de los trucos más importantes que nos da el cocinero de MasterChef es sacar el pollo de la nevera 3 o 4 horas antes del horneado, para que tarde menos en hacerse al horno y no se seque. Y es ahí cuando se sazona.


Después de dejar el pollo bien limpio, Cruz aconseja añadir cuatro tipos de sazonadores imprescindibles para un pollo sabroso: hierbas, cítricos, sal y pimienta. Y aquí es donde hay que ser generoso con la sal. Después se añadirá aceite antes de las hierbas. 

En su directo, el cocinero hace un adobo de pimienta negra molida, hierbas provenzales, albahaca, romero y tomillo, siendo estos dos últimos los más importantes. Al mismo tiempo añadió también zumo de limón y mete dentro del pollo medio limón, hojas de laurel y citronela, aunque esta última no es imprescindible. 

Ahí es donde se meterá el pollo al horno. Pero hay truco: hay que poner el pollo con la pechuga hacia abajo, porque es la parte más seca y así queda más protegida y se humedece con la grasa del pollo. 


Otro truco muy curioso consiste en asar el pollo con la bandeja inclinada, levantada por uno de los laterales, para que los jugos se deslicen hacia un extremo y la piel quede crujiente. 

La temperatura es de 180 grados con calor arriba y abajo, y si es posible poner el ventilador. "Después de una hora, en la que estaremos prácticamente sin tocarlo, le damos la vuelta, lo bañamos un poco en el jugo y lo dejamos unos 15 o 20 minutos más, hasta que quede crujiente", explica.

Saldrá jugoso, crujiente y con mucho sabor. Se puede acompañar con patatas asadas, arroz o chips de bolsa, pero el chef regala una receta de acompañamiento que, sin duda, sorprenderá a cualquier invitado: una mega chip al horno. La receta la podemos ver aquí

Comparte esta noticia

COMENTARIOS